martes, 15 de mayo de 2012

Una noche

Bajo un cielo sin luna,
tan profundo y sin fin,
tan oscuro y, al tiempo,
tan repleto de luces,
el hombre, en su tribuna
de muerte carmesí,
es veleta al viento.
Como el resto de seres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada